Perry Mason y tus labios

Todos alguna vez soñamos con ser detectives y descubrir a los malhechores para ponerlos en donde deben estar: ¡tras las rejas!

Y ¿cómo hacerlo? Llegamos a la escena del crimen y revisamos todo en busca de: huellas, huellas dactilares, huellas de dedos… pero ¿por qué cerrarnos a la idea de que solo los dedos tienen nuestra identidad única e irrepetible, cuando actualmente hay estudios en curso que aseguran que en nuestro cuerpo existen más partes que tienen nuestra marca propia e irrepetible? Tal es el caso de las huellas palmares, las de las orejas y las huellas labiales.

El estudio de las huellas que dejan los labios se llama queiloscopia, del griego «cheilos» (labios) y «skopein” observar. Esta disciplina estudia principalmente el abultamiento de los labios, los dibujos formados por sus surcos y la disposición de las comisuras labiales.

Los labios tienen determinadas características comunes con base a la raza, el sexo o la edad. Encontramos que los labios finos son más característicos de la raza caucásica, los mixtos de las razas asiáticas, y los gruesos de las razas negras(1).

Todas estas características surgen desde la vida intrauterina de un ser humano durante la cuarta semana y hasta la sexta que es cuando se forman los labios y sus características únicas en cada ser humano y, aunque en diferentes estudios se han comparado las huellas labiales de hermanos, gemelos, padres e hijos, todos los labios son únicos(2). Estas huellas son únicas en las personas y los surcos son permanentes, es decir que no se modifican con la edad a menos que por algún motivo externo se alteren(4).

Un ejemplo de la información que se puede obtener de los labios es la edad; si trazamos una línea perpendicular a la horizontalidad de los labios, podemos determinar si las comisuras son elevadas abatidas u horizontales(3).

Irónicamente esta materia de investigación no surge de un médico forense o un criminólogo, surge de un abogado y escritor de novelas de detectives, Erle Stanley Gardner. Su personaje más famoso  fue Perry Mason que en el capitulo del huella labial develan el misterio del asesinato del Sr Dane, usando la queiloscopia (5).  

Imagen1. Breve reseña del origen de la queiloscopia. El estudio de las huellas labiales fue propuesto por el escritor de Perry Mason en el capítulo de La huella labial.  Imagenes obtenidas de https://www.uv.es/gicf/labiales_G1.pdf.

Uno de los casos más representativos, donde la queiloscopia fue la protagonista, fue para resolver el crimen de  Bank of America en Bonita Ranch, que sucedió en  noviembre de 1979 en San Diego, California. Mientras los clientes de una pequeña sucursal llevaban a cabo sus operaciones monetarias, las cámaras de seguridad registraron un evento: una mujer afroamericana, después de robar 10,500 dólares, golpeó con su cara una de las puertas de vidrio del banco al escapar. Durante la investigación los detectives examinaron esa puerta corroborando la presencia de una perfecta huella labial. Los técnicos utilizaron cinta adhesiva transparente para levantar el rastro y fijarlo en fondo de papel blanco. Una segunda muestra fue revelada con polvo negro y fotografiada, y ambas huellas fueron enviadas a la división de dactiloscopía del Federal Bureau of Investigation (FBI). Si bien, un llamado anónimo denunció a Jonathan Harvey Eugene Jackson, de 26 años como responsable del robo (quien ya tenía antecedentes criminales), los testigos afirmaban haber visto a una mujer y no a un hombre cometer ese crimen. Esto no hizo que los detectives desistieron. Los técnicos solicitaron a Jackson colocarse el mismo lápiz labial identificado en la puerta del banco y tomaron huellas, las que fueron comparadas con las de la de la escena encontrando patrones coincidentes suficientes para inculpar a Jackson. Un año después fue declarado culpable y sentenciado a 10 años en prisión (1).

Imagen 2. (A) Se puede observar la fotografía original de las cámaras del banco donde Jonathan Harvey Eugene Jackson vestido de mujer asalta un banco. (B)La huella que sus labios dejaron al tropezar con la puerta  sería la prueba para lograr detenerlo. (C) se puede observar la obtención de la huella labial del cristal de la puerta del banco. (D)  En la imagen D se muestra el análisis de la huella comparado con la huella obtenida del registro policiaco. (E) obtención de muestra de huellas labiales para su comparación (F) fotografía de la captura y custodia de Jackson al haber comprobado que los registros labiales coincidían con los obtenidos del banco. Imagen obtenida de: https://forense.hpchile.cl/index.php/articulos/23-odontologia/319-odontologia-forense-iii-rugas-palatinas-y-huellas-labiales-en-identificacion-forense

Otro caso que marca relevancia en 1945, una joven fue atropellada por un Dodge coupé y seriamente lesionada. La víctima fue arrojada sobre el capot del automóvil rebotando y con sus labios tocó el guardafangos del carro. A partir de declaraciones de testigos, el automóvil fue localizado luego de ser procesado por los investigadores y logró identificar en el capot una perfecta huella labial. El rastro fue levantado con cinta adhesiva transparente y llevado a una hoja blanca . La impresión levantada fue enviada al laboratorio y se comparó el rastro con dos ejemplares obtenidos directamente de los labios de la víctima. Los 17 puntos de coincidencia entre los rastros fueron suficientes para acusar al conductor, quien finalmente se declaró culpable del delito(2).

Imagen 3

En la imagen 3 vemos (A) Teniente del Departamento de Policía de Los Ángeles, Prof. Leland «Lee» V. Jones, buscando manchas de sangre en la investigación de un asesinato en Hollywood (Tomado de http://digitallibrary.usc.edu). (B) Portada de Scientific Investigation and Physical Evidence. A Handbook for Investigators (Jones, 1959). C. Arriba: ejemplares de huellas labiales tomados de la víctima del atropello y fuga, en el hospital; abajo: Huella labial levantada con cinta de celofán y colocada en fondo blanco para su fotografía. Nótese en el sector inferior las leyendas «Impresión en el lado derecho del parachoques» Matrícula del automóvil 202437″, y (C) «Análisis realizado por Lee Jones» (Jones, 1959). Cortesía de https://1library.co/document/lzg95j2q-reproducibilidad-analisis-impresiones-labiales-estudiantes-odontologia-universidad-floridablanca.html

Todos estos misterios se lograron resolver gracias a la mente curiosa de un escritor y más personas que, como la mayoría de nosotros, cuando fuimos niños soñamos con ser grandes detectives. Estos investigadores observaron que las huellas labiales al ser sometidas a comparaciones, mostraron ser otro tipo de particularidad en cada individuo, porque nadie tiene los mismos surcos que tú, ni la posición de tus labios o las de tus comisuras, eso es lo que los hace únicos: todas estas observaciones  convirtieron a la queiloscopia en una ciencia al servicio de la justicia y la sociedad.

Imagen 4. Explicación de la queiloscopia. Elaboración propia.

Fuentes

1.  criminalistica – Queiloscopia [Internet]. [cited 2020 Sep 20]. Available from: https://criminalinvestigation.es.tl/Queiloscopia.htm

2.  Fonseca GM, Ramírez-Lagos C, Ortiz-Contreras J, López-Lázaro S. Identificación Mediante Huellas Labiales: Casos Paradigmáticos, Oportunidades Perdidas y “Anomalías” para la Construcción de un Nuevo Paradigma. Int J Odontostomatol [Internet]. 2018 Jun [cited 2020 Sep 21];12(2):169–76. Available from: https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0718-381X2018000200169&lng=es&nrm=iso&tlng=es

3.  Cuadernos de Criminología: CRIMINALÍSTICA: HUELLAS Y MANCHAS [Internet]. [cited 2020 Sep 20]. Available from: https://cuadernosdecriminologia.blogspot.com/2015/10/criminalistica-huellas-y-manchas-ii.html

4.  Castelló A, Francès F, Verdú F. Huellas labiales: pasado, presente y futuro Lip prints: past, present and future Por. 2011;

5.   Fonseca GM, Ramírez-Lagos C, Ortiz-Contreras J, López-Lázaro S. Identificación Mediante Huellas Labiales: Casos Paradigmáticos, Oportunidades Perdidas y “Anomalías” para la Construcción de un Nuevo Paradigma. Int J Odontostomatol. 2018;12(2):169–76. 

****

Acerca de la autora

Estefanía Castillo González. Recién egresada de la facultad de estomatología, nos cuenta que ha participado en varios congresos con carteles y exposiciones, ha buscado incursionar en el campo de la investigación estomatología, y que es fiel creyente de que el conocimiento debe ser para todos y por eso que debemos aprender cómo comunicarlo.

***

Esta entrada es el resultado del taller Escribir para divulgar, donde los participantes han empezado a desarrollar habilidades de escritura, para compartir eso que saben o que les gusta acerca de la ciencia y la tecnología.

Busca otros textos e imágenes en las redes sociales con el hashtag #EscribirParaDivulgar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *