Actividad #48 «Detonaciones microtextuales»

Actividad de escritura creaativa para jóvenes y adultos.

Imparte: Deniss Guerra

Muchas gracias por seguir con nosotros, vamos poco a poco retomando los comentarios, no sé ustedes pero de este lado de repente hubo una ola de tareas, que para qué les contamos.

Los textos de la última actividad de verdad que fueron lindos, y se escurre en cada línea parte de lo que han venido configurando en el resto de los ejercicios, su ser.

Actividad #48

Instrucciones

Vamos a experientar, haremos una paleta de colores literaria, deberán escribir una minificción escogiendo un color, y éste deberá estar presente en toda la narración, o sea, solo ese color, objetos, lugares, que tengan ese que escogieron son los que deberán participar en su narración.

Pueden no hacer evidente el color, con mencionar el objeto que ordinariamente ya sea de un color es suficiente, pero al menos una vez deben incluir en su texto el color elegido.

No olvides:

  • Título
  • Usar un solo color para tu narración
  • No más de 120 palabras
  • Límite 17 noviembre 23:59 hrs.
  • Subir cuento a comentarios
  • Firmar con nombre o seudónimo

Recomendación musical

Minificción recomendada

Espectros

Si los fantasmas se esconden a tu paso con temblores de sábana, si los esqueletos vuelven a zambullirse de un salto en sus propias tumbas, no te jactes, amigo. Nunca te jactes de asustar a los espectros. Las muecas de terror con que se apartan de tu camino no son más que simulacros con los que pretenden hacerte creer que todavía estás vivo.

Ana María Shua

5 Replies to “Actividad #48 «Detonaciones microtextuales»”

  1. En el espacio
    -¿cuánto falta para que lleguemos?-
    -según los cálculos en 10 minutos estaremos llegando al centro de la galaxia-
    -si es verdad lo que dicen supliremos la falta de escasez en nuestro hogar-
    -sí, la sequía afectó terriblemente la producción y tuvimos que venir hasta acá para suplir la falta-
    -ya estamos llegando, es más hermosa de lo que pensé un agujero blanco del cual fluye como ríos-
    -exacto, empecemos a preparar los tanques para llenarlos-
    -listo. Parece que los antiguos no se equivocaron al nombrarla de esa forma, Vía Láctea-

  2. Artistas espaciales

    El sol posa inmovil en la oscuridad mientras pintoras con velo negro intentan retratarlo en sus esferas. Cada una a elegido lo que creen la mejor distancía para hacerlo. Van caminando y lo rodean, al instante, giran su obra para capturar todos sus detalles. ¿Cómo retratar al ser de luz? lo interpretan como llegan alcanzar sus sentidos, por ello, todos las pinturas son distintas.
    Se empecinan por ver quien lo retrata de forma exacta. Infinitamente dan vueltas agregando más detalles a su trabajo.

  3. Las acuarelas de la acromatopsia

    Cuando conozco a alguien nuevo, le platico de mi ceguera a los colores. Me gusta observar cómo reaccionan, me parece curioso. La mayoría se sorprende e incluso se entristecen. Yo me rio y les platico que me dedico a la pintura. Entonces les muestro las fotos de algunos de mis cuadros más queridos. Después de eso, ellos suelen cuestionarme la veracidad de mi monocromática visión. Yo vuelvo a reír y les explico que, al final de cuentas, el gris también es un color. Al pintar me gusta sumergirme en sus abundantes tonalidades y deducir los matices de una sonrisa, de una lágrima o de un sueño. Pienso que la vida en rosa también puede ser gris.

    Arthur Dent

  4. Verde de Scheele

    Hay muchas maneras de clasificar a un libro, por ejemplo, por color y tamaño, por orden alfabético, según el sistema Dewey, por editorial, por orden de lectura… pero mi hermano clasifica sus libros por emociones, cada emoción es un color, mis favoritos son los verdes, aquellos libros combinan el sol, el mar y el arsénico, las pinturas de Klimt y la ceguera de Monet, la esperanza, la vida y la muerte. Existen personas con deuteranopsia, mi hermano no es una de ellas, cada mañana lo veo leyendo, pasando su mano por sus páginas sinoples ¿De qué color será ese libro?

    Ajelet Vargaz

  5. Odiar un color.

    Rojo, qué interesante.
    Ver todos los días un color, sólo puede resultar de dos formas: lo adoctrinas o lo odias.
    El amanecer es rojo, suena el himno y hay que venerar a esa estúpida bandera roja, junto a esos demagogos con franjas rojas.
    No te alcanza para una buena alimentación y te limitas a ser vegano, irónicamente el único rojo que anhelas es el de la carne.
    Qué interesante, después del himno intenté escapar de este mundo rojo, sólo escuché estruendo, sentí unos mordiscos en mis piernas y después en la espalda, ahora estoy tirado, rodeado de un charco rojo. Nunca conoceré el mundo multicolor, ahora todo es más rojo que nunca.

    -Saruela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *